ocultar galeria
Mostrar galería

Almagro ciudad conjunto-histórico artístico, cuna del Teatro Clásico.

La Casa del Rector, el mejor hotel en Almagro, conjunto histórico-artístico y uno de los pueblos más bonitos de España.

Corral de Comedias. Teatro Almagro


Su Corral de Comedias es el único ejemplo en el mundo que queda de esta primitiva arquitectura teatral, declarado Monumento Nacional. En este corral podrá disfrutar además de la cultura ya que en él se celebra parte del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

 

EL CORRAL DE COMEDIAS

El teatro era el espectáculo de masas por antonomasia. Ricos y pobres se apiñaban unidos por el aplauso o la discordia durante la representación de turno.

A fines del siglo XVI, a causa de disposiciones religiosas, el teatro abandonó los atrios de las iglesias y las calles para recogerse en espacios públicos habilitados expresamente para darle cabida. Así nació el Corral de Comedias.

Simulando el patio de las posadas, pues era lo que mejor se prestaba para acoger una función teatral, se habilitaron los corredores que lo circundan, para acomodar sillas o bancos corridos, donde sentar al público. En la parte descubierta del patio, los espectadores vivían de pie la actuación. La simplicidad arquitectónica inicial fue complicándose a la medida de las exigencias sociales de cada época.

Se desconoce cuando dejó de ser teatro para convertirse en patio de vecindad. A pesar del cambio de uso, su estructura se mantuvo intacta, lo cual permitió recuperarlo a mediados del siglo XX. En 1955, se declaró Monumento Nacional histórico artístico. Actualmente, el antiguo teatro de Almagro, que fuera posada y cobijo de mil hazañas, ha recuperado su esplendor, gracias al Festival Internacional de Teatro Clásico.

 

HISTORIA DE ALMAGRO

 

Los orígenes de Almagro son aún inciertos. Desconocemos el pasado prehistórico de la ciudad. Probablemente existiera un asentamiento en la Edad del Bronce, del que hay indicios alrededor de las Casas Maestrales y en parajes exteriores al centro urbano.

Durante la época romana parece que fue habitada, según consta por el testimonio de Galiano y Ortega que creyó ver un acueducto en el actual Paseo de la Estación.

De tiempos visigodos no quedan vestigios salvo algunas columnillas decoradas con rombos tallados a bisel, desperdigadas por la población.

Y en cuanto a los musulmanes...silencio.

 

LOS ORÍGENES DE ALMAGRO

Los datos arqueológicos muestran la existencia de una antigua historia que, arrancando del paleolítico de costumbre nómada se transformará en una economía agrícola y ganadera, para posteriormente y por la cercanía de Oretum, emprender una etapa con núcleos humanos integrados en la ciudad que fue sede Episcopal y que marcaría el hacer histórico desde la época romana hasta bien entrada la Edad Medía.

En el espacio municipal constan huellas de la romanización. Calzadas que lo cruzan y restos del proceso de producción relacionado y explicable solo por la acción colonizadora del Imperio romano. Existen asimismo huellas indudables de época visigoda, árabe, espacios que sucesivamente van ocupando las distintas culturas.

Estos datos inconsistentes se basan mas en sinonimias de nombres, que en restos arqueológicos fehacientes (Alcóbrica nombre que en su sello utilizó la Universidad de Almagro, suponiendo que tal nombre fue el de la ciudad romana que se ubicó en lo que mas tarde sería Almagro)

1.176 es la fecha constatable de la fundación de Almagro, cuando Alfonso VIII concede a la Orden de Calatrava terrenos situados entre la cuenca del Jabalón y el arroyo Pellejero, conocidos con el nombre de Almagre, donde habría de constituirse la corte y cabeza administrativa de los amplios terrenos de la orden.

Almagro oscurecida por la proximidad de Oreto y Calatrava la Vieja. Entrará en la historia de la mano de la Orden de Calatrava, cuyos maestres la elegirán en el siglo XIII como lugar de residencia y centro gubernativo de sus posesiones.

La tradición pretende que el maestre D. Gonzalo Yáñez concediera Fuero a la Villa en 1213, confirmado por Fernando III en 1222.

La realidad afirma que en 1273 Alfonso X convocó Cortes en Almagro y en 1285 se efectuó la escritura de Conveniencia entre el maestre Ruy Pérez Ponce y los almagreños sobre los hornos, el zocodover, los portazgos

 

LA ORDEN DE CALATRAVA

Los primeros asentamientos de calatravos en Almagro debieron realizarse en los comienzos del s. XIII, ya que en 1213, D. Gonzalo Yánez de Novoa, IX maestre de Calatrava, hizo concesión a Almagro de su

Fuero de Población, confirmado por Fernando III en 1222.

El dato esencial previo a la configuración morfológica de Almagro, es la posible existencia de un núcleo de población, relacionado con asentamientos anteriores, que influyera sobre el trazado urbano realizado por la Orden de Calatrava a comienzos del XIII.

A la vista de todas las referencias, parece lo más probable que cuando los Maestres deciden abandonar el Castillo de Calatrava la Nueva para instalarse en Almagro, el lugar no estuviera totalmente despoblado, sino que debía existir un pequeño núcleo de población al abrigo de un pequeño castillo o fortaleza, dada su posición fronteriza.

El privilegio de donación hecho por Alfonso VIII en 1176, no deja dudas de su existencia anterior, por la descripción de "casas, con su huerto y aguas, pastos y entradas".

La villa está amurallada. Tiene una parroquia. San Bartolomé el Real, edificios públicos como las carnicerías, el alholí o pósito, la cárcel, casas del Concejo y un castillo absorbido por las Casas Maestrales.

El avance de la Reconquista hizo que se reunieran aquí las tropas camino de la frontera y Pedro I mandará apresar al maestre Juan Núñez de Prado en 1355 por las Casas Maestrales.

El comercio arraigo en la villa con la concesión de dos ferias por Enrique II en 1374. Además, verá reunirse los Capítulos Generales de la Orden, tanto en la capilla de San Benito de los Palacios Maestrales, como la iglesia de Santa María de los Llanos, ambas desaparecidas.

 

LAS MURALLAS 

Las murallas cumplían múltiples funciones: elemento definitorio del espacio, consolidación de lo urbano, función defensiva, ya que la ciudad peligraba por el asalto musulmán; y por supuesto, funciones económicas.

Sus puertas eran motivo de recepción de impuestos, de ahí su vigilancia por el municipio.

La ubicación de las distintas puertas de entrada condicionadas por la situación de los principales caminos de Villarreal, Toledo y Granada que prolongaban constituyendo las principales arterias viales de la ciudad.

Después se construyeron otras como la de Valenzuela (1791), los Portillos de San Francisco y Corral de Concejos, la Puerta de Villa Real, Sto. Domingo o Calatrava y la del Salvador. 

 

ALMAGRO, VILLA COMERCIAL

Almagro se convirtió en centro económico de la Orden de Calatrava. La actividad mercantil y empresarial está presente desde el siglo XIII, con un importante mercado diario y a partir de 1372, con la concesión, otorgada por Enrique II a instancias del maestre D. Pero Muñiz de Godoy, de dos ferias anuales de tres semanas de duración, que se celebraban a partir de la octava de Resurrección y desde el quince de agosto, respectivamente.

Por otro lado, además de este mercado regional, la comercialización del mercurio de las minas de Almadén, desde el siglo XV, atraería a mercaderes dedicados al comercio de largo alcance.

El floreciente negocio del arriendo del azogue y la manufactura de la lana atrajo la atención del más poderoso capital de la época de Carlos. Los banqueros Fugger centralizaron en Almagro buena parte de su actividad económica. Así, Almagro se convirtió en uno de los principales centros de la actividad económica en Castilla. Un dato revelador: el dinero en circulación en la capital calatrava suponía en esta época, la fabulosa cantidad de seis millones de maravedíes.

 

La incorporación del maestrazgo a la Corona en 1487, no variará la situación, apenas un cambio de inquilino. Ahora es el Gobernador quien habita los Palacios maestrales.

En 1493, Cisneros dirige la fundación del monasterio de los franciscanos de Santa María de los Llanos, que se anexionará la iglesia del mismo nombre, también desaparecida.

Los problemas financieros del emperador Carlos hicieron a los banqueros alemanes Fugger beneficiarios de las rentas de las minas de Almadén y los vincularon a Almagro, trayendo consigo a sus administradores; Wessel, Xedler...

 

PALACIOS MAESTRALES

Cuando a mediados del siglo XIII, se traslada el maestrazgo de la Orden calatrava a la nueva Almagro en busca de comodidad y eficacia administrativa, se instalan en los Palacios maestrales. Fueron sede de la Corte del Mestre Don Diego de Calatrava y residencia de los frailes legos; además de centro político, administrativo y judicial.

La actual construcción apenas es un vestigio del esplendor que alcanzaron. Un incendio en el siglo XVIII y posteriores especulaciones urbanísticas mermaron considerablemente el conjunto inicial.

Frente a la antigua iglesia de San Bartolomé, en la Plaza Mayor, ocupaba toda la manzana comprendida entre las calles del Gran Maestre, Emilio Piñuela y San Agustín. La villa creció en su entorno y tutelada por su poderosa influencia.

En el siglo XVIII, el conde de Valdepaiso, los remodeló para convertirlos en un cuartel de caballería, que años después cayó fruto de un incendio.

En el siglo XIX, la desamortización de Mendizabal lo puso en manos privadas. Actualmente, luego de tantos avatares, resiste una pequeña parte de lo que fue del centro del poder local.

La prosperidad nace con el siglo. La villa crece y se embellece, sale de las murallas. Se crean los arrabales de San Pedro, Santiago, San Ildefonso, San Juan, San Sebastián, San Lázaro.
El clavero Fernando Fernández de Córdoba funda el monasterio y universidad de Nuestra Señora del Rosario, el comendador rnayor D. Gutierre de Padilla el Hospital de la Misericordia y el Monasterio de la Asunción de Calatrava.

Se construyen la iglesia parroquial de Madre de Dios, el convento de la Encarnación, las oficinas de los Fugger y multitud de casas particulares. Se reforman la iglesia de San Blas, la Plaza, el Ayuntamiento, etc.

La crisis de los últimos años del siglo XVI y comienzos del XVII no frena la boga constructora en Almagro. Los franciscanos levantan el Convento de Santa Catalina. Se instalan los agustinos, los jesuitas, los hermanos de San Juan de Dios. Los ascendientes del Conde de Valdeparaíso construyen su palacio.

LA VILLA CRECE

A partir del siglo XVI, Almagro cobra un considerable auge demográfico, gracias a la reactivación económica generada por la ganadería y la explotación de las minas de mercurio de Almadén, dos importantes fuentes de riqueza. A ello se unió el establecimiento en la villa del más importante de los banqueros europeos de Carlos V, el todopoderoso Jacob Fugger.

La Corte calatrava, hasta ahora distinguida por la arquitectura mudéjar y de trazado medieval, modifica radicalmente su imagen. La sobriedad medieval pinta ahora deslumbrante decoración renacentistas en las casas, en los edificios públicos, en las calles.

El desarrollo y crecimiento de la ciudad se ve impulsado por una serie de figuras de la vida pública como el comendador mayor D. Gutierre de Padilla y el clavero Fernando Fernández de Córdoba, los cuales son responsables del las principales edificaciones de la ciudad como el monasterio, la universidad de Nuestra Señora del Rosario, el Hospital de la Misericordia y el Monasterio de la Asunción de Calatrava.

Almagro, durante el siglo XVIII, vive una etapa de esplendor pasajero, merced al apoyo de la ciudad al candidato Borbón, Fernando VI, y del oficio del Conde de Valdeparaiso, ministro de Hacienda del Rey. Se nombra a la villa capital de la provincia de La Mancha (1750-1761).

Fracasado el intento de reactivación administrativa, el Conde promovió la actividad económica mediante la industria textil. Luego de algún sonado fracaso, corrió mejor suerte la organización de la industria de blondas y encajes, que con el tiempo dotaría a Almagro de una de sus principales señas de identidad.

Las desamortizaciones emprendidas por los gobiernos de Carlos III provocaron el desmantelamiento de los edificios religiosos más importantes, lo cual perjudicó considerablemente la conservación del patrimonio arquitectónico de la villa.

 

ALMAGRO, CAPITAL DE LA MANCHA

 

Durante el s. XVII y XVIII, Almagro superó demográficamente a la misma Ciudad Real. Contaba con una dotación de edificios importante y tenía un Ministro de Hacienda almagreño, el Conde de Valdeparaiso, reputado propietario en la región.

En 1750 consiguió trasladar a nuestra ciudad la Intendencia y Superintendencia de Rentas de la Provincia de La Mancha, organismo asociado a la capitalidad. Pero su paso por el poder fue efímero.

En 1761, Carlos III, tras atender las peticiones de diversos Fiscales y Directores de Rentas, decretó la vuelta de este importante organismo a Ciudad Real, en atención a los servicios prestados por la antigua fundación de Alfonso X a la Corona.

Es curioso como en el Archivo Municipal no se encuentra ningún acuerdo referente a la década capitalina.

Almagro solicitaría nuevamente la capitalidad en 1837, pero la propuesta, tras algunos debates en la Cámara de los Diputados, no fue aceptada.

 

Los calatravos, cansados de la aspereza de Calatrava la dejan y trasladan el Sacro Convento a Almagro. La comodidad resultó efímera. La Invasión francesa, las guerras carlistas y la desamortización de la Iglesia. La ciudad sin fuerzas, sin universidad, sin recursos.

A pesar de todo, los almagreños confían en el futuro de una ciudad moderna con Plaza de Toros (1845), telégrafo (1858), ferrocarril (1860), cuartel provincial de caballería (1863) casino y teatro (1864), luz eléctrica (1897).

El progreso también tiene servidumbres y en 1886 se derriban las murallas y puertas de la ciudad 

En los años 50 de este siglo se restaura el Corral de Comedias, la continuación del Ayuntamiento y el conjunto de la Plaza Mayor.

En 1972, se declara a Almagro Conjunto Histórico-Artístico. Se restauran y rehabilitan hermosos edificios, no solo iglesias o palacios, sino también modestas viviendas, ermitas y nace el Museo del Teatro, escondido para no presumir, en lo que fueron huertos y bodegas de las Casas Maestrales.

Almagro se convierte en referente teatral y cultural de la región: Festival Internacional de Teatro Clásico, actividades culturales diversas, turísticas, etc.

Actualmente, Almagro presenta su candidatura a Ciudad Patrimonio de la Humanidad, por su calificación de "Ciudad de la cultura y el teatro".

 

 

 

Secciones



RESERVAR ONLINE

RESERVE CON NOSOTROS DIRECTAMENTE Y CONSIGA UN 5% DE DESCUENTO SOBRE SU RESERVA
Teléfono de reservas
926 26 12 59
email de contacto
recepcion@lacasadelrector.com




Ofertas especiales relacionadas

 

ESPECIAL NOCHEVIEJA

del 28-12-2018 al 02-01-2019

¡2 NOCHES en Doble Estándar con DESAYUNO por solo 254 € y con CENA ESPECIAL NOCHEVIEJA para 2 por SOLO 394,00€

El pack de 3 NOCHES por solo 343,00 € y 483 € con CENA

Para otros tipos de habitación, pinche en esta oferta.

VINO Y CULTURA

del 17-08-2018 al 30-06-2019

Oferta especial de La Casa del Rector, hotel con encanto en Almagro, Ciudad Real, incluyendo 2 noches de hotel + SPA + Visita a Bodega con Cata Visita a 6 monumentos de Almagro por 260 €

ESCAPADA CON SABOR

del 17-08-2018 al 30-06-2019

2 noches de hotel en La Casa del Rector (Almagro) en regimen de AD + 1 cena para 2 + degustación de tapas manchegas + 1 botella de nuestro vinos . Todo por 240 €

No valido en puentes y festivos.

ESCAPADA RELAX

del 16-09-2018 al 30-06-2019

La desconexión y el relax están asegurados si vienes una o dos noches a una estancia singular.

¡Tómate un descanso de la rutina! Disfruta de una escapada con spa lejos del mundanal ruido y la jungla de asfalto. Escápate y disfruta de los efectos de la hidroterapia y la cromoterapia. 

¡No te lo pienses más y reserva ya!

 

VIERNES ROMÁNTICOS

del 28-02-2018 al 28-12-2018

Por solo 139 € podrá disfrutar de la noche del viernes en habitación doble con desayuno, acceso al Spa y una Cena (bebidas no incluidas) en Hotel La Casa del Rector, Almagro. Precio definitivo para 2 personas.

 

Le informamos que utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí Aceptar